Hace ya tiempo que os enseñé a hacer las croquetas de pollo. Hoy les toca a las de jamón. ¡Son facilíiiiisimas!

En primer lugar necesitamos un jamoncito decente. En mi caso he usado unos pedacitos de una pata ibérica de bellota. He pasado el jamón por la picadora, me gusta que quede muy desmenuzadito.

Después he preparado una bechamel bastante densa (la hago a ojo) y he añadido el jamón. NADA DE SAL. Ni se os ocurra. Aunque parezca que quedan sosas, cuando reposan, la sal del jamón empieza a liarla parda…

 

     

 

Posteriormente he colocado la pasta resultante en una bandeja, la he tapado y la he metido en la nevera. Al día siguiente las he rebozado en harina, huevo y pan rallado, por ese orden.

  

     

     

Para congelarlas podéis colocarlas en una bandeja, cuando estén tiesas las metéis todas juntas en una bolsa y así os ocuparán muy poco espacio en el congelador. Después sólo tendréis que freirlas y acompañarlas con un Pago de Carraovejas crianza!!! Espero que os gusten!!!