Las he denominado pastitas de desayuno porque son tiernecitas y secas, así que son ideales para mojar.

Es una receta rápida y sencillita. La base, es la misma para todas, así que os daré la receta de cómo la he hecho yo, y después calculáis o repartís la masa para hacer las que más os gusten.

170 gramos de margarina, 100 gramos de azúcar, 250 gramos de harina, 2 huevos, una pizca de sal. Para variarlas: cerecitas confitadas, 60 gramos de chocolate de fundir y otros 60 para decorar. La ralladura de un par de naranjas o limones.

En primer lugar encended el horno a 180 grados para que esté a puntito a la hora de meter las pastitas. Hay que batir (con la batidora mismamente) la margarina con el azúcar, los huevos y una pizca de sal. Y ahora en función de lo que queramos hacer le ponemos ralladura de limón o de naranja, los 60 gramos de chocolate fundido o simplemente nada si queremos hacerlas con cerecitas. Abajo en las fotos podéis ver como he añadido ralladura de limón o chocolate fundido.

  

Añadimos la harina y mezclamos con una cuchara. Metemos la mezcla en una manga pastelera y hacemos pequeñas formitas. Hacedlas chiquitinas que quedan mejor. Para las de la cerecita he usado una boquilla lisa, y después he colocado encima la cereza.

  

  

Se hornean durante 9 minutos a 180 grados. Si son más grandotas tipo galleta os harán falta 10 o 12 minutos. Cuando están doraditas ya sirven. Hay que despegarlas con una espátula al sacarlas y dejarlas enfriar. Las de chocolate las he decorado con hilos de chocolate fundido. Es muy sencillo, fundes el chocolate en una taza y con una cuchara vas cargando y dando pasaditas de chocolate sobre las pastitas.

Espero que os gusten, son muy facilitas de hacer.